Colitis Ulcerativa

Fundación Dominicana de Enferemedades inflamatorias Intestinales Crohn y Colitis

Colitis Ulcerativa

La colitis ulcerativa es una enfermedad inflamatoria del colon (el intestino grueso) y del recto. Está caracterizada por la inflamación y ulceración de la pared interior del colon. Los síntomas típicos incluyen diarrea (algunas veces con sangre) y con frecuencia dolor abdominal.

La confirmación se establece realizando una endoscopia digestiva baja (rectoscopia o colonoscopia). Durante este examen se puede examinar por medio de una cámara la mucosa del colon. En el caso de la colitis ulcerosa/CUCI, la mucosa se observa con evidentes signos inflamatorios como enrojecimiento mucoso, ulceraciones, presencia de moco y material fibrinoide y los llamados pseudopólipos. Para su confirmación definitiva se deben de tomar biopsias que deben de ser examinadas por un patólogo. La presencia de abscesos crípticos es un buen indicio de esta enfermedad.

Se caracteriza por presentar un curso clínico intermitente entre exacerbaciones y remisiones. Cuando solo el recto (Proctitis) es el afectado predominan los síntomas propios de este segmento: urgencia, pujo y tenesmo con secreción mucoide-sanguinolenta. Aproximadamente un 50% de los pacientes presentarán exacerbación severa durante el curso de la enfermedad y una menor proporción recidivas frecuentes o enfermedad activa permanente. Menos del 10% de los pacientes tienen enfermedad fulminante como manifestación inicial pero un 20-30% de las pancolitis requerirán en algún momento una colectomía.

Síntomas sistémicos: Fatiga, malestar general, artralgias, fiebre y pérdida de peso. Las manifestaciones extraintestinales son raras en ausencia de síntomas colónicos.

Los dos criterios más importantes para clasificar y enfocar terapéuticamente esta enfermedad son la extensión y la severidad de ella. Lo anterior fue tenido en cuenta y se agruparon en la clasificación de Montreal

Extensión (E)

E1: Proctitis. El compromiso está limitado al recto (distal a la unión rectosigmoidea). La vía de abordaje terapéutica idealmente es transanal y con supositorios.

E2: Colitis izquierda. El compromiso inflamatorio está limitado a la porción del colon distal al ángulo esplénico. Su manejo inicial se debe hacer con enemas.

E3: Extensa. El compromiso se extiende proximalmente al ángulo esplénico, incluyendo una pancolitis. El manejo de esta presentación se debe hacer por vía oral y/o combinada.

Severidad (S)

S0: Colitis en remisión (Colitis silente): No hay síntomas de la enfermedad.

S1: Colitis leve: Cuatro o menos deposiciones al día con sangre, sin fiebre, leucocitosis, taquicardia, anemia, ni aumento de la VSG.

S2: Colitis moderada: Criterios intermedios entre leve y grave, siempre con signos de afección sistémica leves.

S3: Colitis grave: Seis o más deposiciones diarias con sangre, fiebre, leucocitosis, taquicardia, anemia y aumento de la VSG, a menudo con signos de afección (“toxicidad”) sistémica grave.

Enfermedad leve

Sangrado rectal intermitente, asociado con mucorrea y menos de 4 deposiciones diarreicas al día. Puede haber dolor tipo cólico, tenesmo y episodios de estreñimiento. Están ausentes el dolor abdominal severo, sangrado intenso, fiebre y pérdida de peso.

Enfermedad moderada

El compromiso usualmente se extiende al ángulo esplénico del transverso. Los pacientes presentan hasta 10 deposiciones sanguinolentas al día, anemia leve que no amerita transfusiones, dolor abdominal no severo, fiebre leve y no desarrollan desnutrición.

Enfermedad severa

Los pacientes con enfermedad severa generalmente tienen enfermedad extensa o pancolitis. Presentan más de 6 deposiciones al día, dolor abdominal con signos de toxicidad sistémica: fiebre (> 37.5° C o más), taquicardia (> 90/min) anemia (< 75% del valor normal), eritrosedimentación aumentada (> 30 mm/h) o PCR (> 5 mmol) pérdida progresiva de peso y desnutrición.

Características endoscópicas

La colonoscopia, idealmente con intubación ileal y mapeo histológico (biopsias de los 6 segmentos del colon: ciego, colon ascendente, transverso, descendente, sigmoides y recto), es el examen de elección para el diagnóstico pero también para poder determinar la extensión y el grado de la severidad de la CUI. El compromiso colónico característicamente se inicia en el recto y lo afecta de manera simétrica circunferencial, confluente y ascendente en dirección proximal. Tradicionalmente la inflamación mucosa se puede presentar de tres maneras.

  1. La mucosa es de apariencia granular con pérdida de la brillantez y de la vasculatura submucosa, congestión, edema, friabilidad, sangrado y secreción mucopurulenta.
  2. Erosiones múltiples difusamente distribuidas y úlceras en medio de inflamación mucosa. Encontrar úlceras profundas es un signo de mal pronóstico.
  3. Inflamación crónica caracterizada por atrofia mucosa con neovasculatura, telangiectasias, sinequias, pseudopólipos, acartonamiento mucoso y rigidez de las haustras.

 

Tratamiento médico

5-AMINOSALICILATOS (5-ASA)

La mesalazina (5-ASA) y/o sulfasalazina (SSZ) se consideran el abordaje terapéutico de primera línea para la inducción de remisión y mantenimiento en colitis ulcerativa leve a moderada.

ESTEROIDES

Los esteroides se pueden administrar por vía oral, por vía rectal o, en casos graves, por vía intravenosa. Son muy eficaces para cortar los síntomas del brote de enfermedad inflamatoria intestinal. Tanto la enfermedad de Crohn como la colitis ulcerosa de intensidad moderada o grave, responden en más de un 80% de los casos a esteroides. Los esteroides modernos (budesonida y beclometasona), se usan en casos de gravedad algo menor. El paciente que no responde a esteroides durante un brote se denomina córticorrefractario.

Es preciso saber que los esteroides no deben usarse a largo plazo, pues en esas circunstancias presentan más efectos secundarios y, sobre todo, no tienen gran eficacia. Si un paciente necesita muchas tandas de esteroides a lo largo del tiempo, o no los puede dejar de tomar nunca, se dice que se ha vuelto corticodependiente. En otras enfermedades más graves esto es aceptable, pero no en la enfermedad inflamatoria intestinal.

ESTEROIDES

En pacientes con colitis ulcerativa esteroideo-refractaria o esteroideo-dependiente persistentemente activa se debe considerar el uso de inmunomoduladores. Estos pueden inducir una respuesta o remisión a los 3 meses entre 30-50% de pacientes, mejorar la sintomatología y sobre todo permitir la suspensión de esteroides.

CICLOSPORINA

Se ha utilizado la ciclosporina (CSA) como terapia de rescate para colitis ulcerativa severa esteroideo-refractaria con tasas de respuesta entre el 70-80%. Los síntomas de toxicidad son entre otros son: infección, temblor, parestesias, cefalea, hipertensión e insuficiencia renal temporal o definitiva.

TERAPIA BIOLÓGICA

  • Infliximab (IFX) – Remicade®
  • Adalimumab (ADA) – Humira®
Close Menu